Ruta Castilla

3ª Quedada BBe 2022



En la provincia de Burgos y situado en el Valle de Mena, se encuentra un pequeño pueblo llamado Taranco, en el que sitúa la tradición el nacimiento del vocablo Castilla.

Un documento procedente de San Millán de la Cogolla nos informa de que aquí, el 15 de Septiembre del año 800, el abad Vítulo y su hermano Ervigio, bajo la fe de Lopino, notario, otorgaron la escritura de fundación del Monasterio de Taranco en la que se escribe por primera vez la palabra Castilla. Se ponía el monasterio bajo la protección de los santos Emeterio (o Medel) y Celedonio, soldados romanos martirizados en el siglo III a orilla del río Cidacos, en la riojana ciudad de Calahorra. La fundación se efectuó en un angosto valle, al pie de un monte que, doce siglos más tarde, continúa llamándose Monte Monasterio.

Estudiando la carta de fundación se puede reproducir un poco la historia de la repoblación del territorio del Valle de Mena, en aquel tiempo diferenciado del territorio de Castilla, que comprendía la zona en torno a Espinosa de los Monteros. Los padres de ambos, Levalus y Momadonna ya habían realizado la repoblación en la zona de Burceña a fines del siglo VIII. Pero es ahora cuando sus hijos van a asentar su dominio en la zona.

Primeramente construyen con sus propias manos la iglesia de San Esteban en Burcenia (Burceña), realizando también la apropiación territorial a su alrededor y recuperando varios molinos. Desde allí pasan el río Ordunte, camino de Taranco de Mena, donde fundan el monasterio de San Emeterio y San Celedonio, los núcleos de Fauzes (Hoz de Mena) y Ordelione (Ordejón de Ordunte) entre otros.

Por espacio de dos siglos, Taranco es el monasterio que acoge a los peregrinos que van por el Viejo Camino de Santiago (muy anterior al llamado “francés”), hasta que en el siglo XI decae su esplendor, quedando reducido prácticamente a la nada a mediados del siglo XIX.

En 1.990, a iniciativa de un burgalés radicado en Bilbao, constituye la “Asociación de Amigos del Monasterio de Taranco – Valle de Mena-“. Laboriosamente, la asociación, a lo largo de 10 años, reconstruye la iglesia monasterial y erige un pequeño monumento conmemorativo del nombre de Castilla. Aquí se reúnen cada año los integrantes para celebrar tan significativa fecha. Así dice el monumento: «En este solar, quince días contados del mes de septiembre del año 800 del nacimiento de Xto., al dictado del abad Vítulo, el notario Lope escribió por vez primera el nombre de "CASTILLA". Así quedó certificado para la historia el nacimiento del pueblo que desde este valle alcanzó todos los confines de la Tierra con su idioma y con su concepto de hombre y de la vida. Bien merece este solar tu reflexión respetuosa. Amigos del Monasterio de Taranco.»

Actualmente hay quien dice que dicho documento es falso, probado por varios investigadores. Que el abad Vitulo y su hermano Ervigio se hacían con cuantas posesiones podían para la “alabanza de Dios”… Que cada cual saque sus propias conclusiones pero, para creyentes y no creyentes, creo que es una muy buena disculpa para recorrer mediante esta ruta ese pequeño espacio del tan bonito Valle de Mena.

Partimos de la Plaza San Severino y nos dirigimos por la Avenida de Las Encartaciones hacia la BI-636, rodando por ella hacia el Berrón. Al llegar al Polígono industrial del Páramo (1.75 km) dejamos la carretera, cruzamos el puente sobre el río Cadagua y seguido por la derecha continuamos por un sendero paralelo al río. Se trata del Viejo Camino de Santiago, Camino de la Montaña o Camino Olvidado.

El Camino comenzaba históricamente en Bilbao y terminaba en Villafranca del Bierzo. Se recorrían aproximadamente 637 Kilómetros de distancia, de ahí llegaban a Santiago de Compostela . Es una ruta jacobea del Norte de España, que durante la Edad Media, desde el Siglo IX hasta el Siglo XIII aproximadamente, se utilizó muy frecuentemente para que los peregrinos llegados de todas partes, pudiesen protegerse mejor de las aceifas musulmanas del sur. A medida que la Reconquista avanzaba sobre los reinos musulmanes, este camino fue perdiendo afluencia a favor del Camino de Santiago Francés, hasta su total olvido en épocas posteriores.

Actualmente, este camino ofrece un paisaje único en el que no muchos peregrinos lo recorren durante el año. Este sendero nos lleva hasta el Puente de Las Oleas, mitad Bizkaia, mitad Burgos, pequeño puente de piedra que parece ser romano.

Proseguimos por camino de hormigón en el pueblo del Berrón, cruzamos las vías del Ferrocarril de La Robla y nos vamos hasta un cruce de caminos, junto a otro supuesto puente romano. Junto al puente hay una fuente. Proseguimos por la derecha cruzando bajo las vías del tren, atravesando el pueblo hasta el siguiente desvío que, tomaremos por la izquierda para llegar a Santecilla. Avanzamos hasta el polígono industrial y por un sendero ascendemos a la CL-629, cruzándola con mucho cuidado para seguir dirección al barrio del Nocedal. Antes de llegar a este nos metemos a la izquierda, a contracorriente del canal de agua que por toda su orilla (1.8 km) rodamos hasta cerca de Nava de Ordunte. Cruzamos el puente sobre el Río Cadagua y seguido nos metemos por la izquierda hacia la iglesia del pueblo, donde tomamos pista de guijo. A 0.5 km nos metemos por la derecha, una pista de hierba con alguna rodada que nos lleva a los barrios de Partearroyo y Ayega.

Salimos a la carretera y por la izquierda vamos hasta el alto del Carel o de Panizares, desde donde damos vista al Valle de Mena. Bajamos un poco y nos metemos a la derecha, por el Viejo Camino de Santiago, subiendo durante 0.6 km con tramos escalonados de hasta el 18%. Rodamos por Monte Monasterio, un sendero muy bonito, cerrado y sombrío que nos lleva al pueblo de Ordejón u Orcelione (Lugar donde se bañan los jabalís).

Salimos a carretera estrecha y a 0.4 km nos metemos a la derecha, una senda muy bonita entre robles por la que llegamos (0.9 km) a una explanada rodeada de árboles donde se encuentra nuestro objetivo: la ermita de San Emeterio y San Celedonio, así como el monumento conmemorativo del nombre de Castilla, en el lugar que antaño ocupara el monasterio.

Tras la visita volvemos a la ermita y ascendemos por la pista que asciende junto a ella, hasta la carretera de Taranco, la que cruzamos para continuar por otro bonito tramo (0.60 km) del Viejo Camino que nos lleva a Hoz, antaño Foz. Seguimos por carretera estrecha y en el próximo desvío nos metemos a la derecha, enseguida llegamos a Concejero. A la salida del pueblo tenemos una vieja fuente, con su abrevadero y lavadero donde refrescarnos.

Proseguimos por la estrecha carretera pasando un bonito desfiladero, el de la Foz de Flavio y todavía por el Viejo Camino pero, hasta el siguiente desvío, este continúa por Arceo a Irús, nosotros por la misma carretera a Campillo y Las Bárcenas. Pasamos el puente sobre el Río Ordunte y nos metemos por la izquierda para ascender a los pocos metros por otra que sale a la derecha. Pista muy bonita y cómoda de 3.75 km que sale a la llamada Pista del Mirador. La seguimos por la izquierda bajando un poco para ascender (1.50 km) al corazón de la vertiente S de la Sierra de Ordunte.

Rodar por esta pista es una gozada mientras completamos los 11.2 km hasta la próxima salida, entre hayas y robles con vistas al Valle de Ordunte y su pantano.

Poco antes de llegar al barrio de La Vega nos metemos a la izquierda, por una barrera azul, sobre la canalización de Aguas del Gran Bilbao. Otro paraje espléndido de 1.2 km hasta un sifón de la canalización.

Fuerte descenso de 0.5 km que nos deja en la carretera de La Vega, junto al barrio de Nocedal. Ya solo nos queda volver a la CL-629, la que nos lleva hasta Balmaseda y da por concluida esta pequeña visita a los Valles de Mena y Ordunte.


Distancia: 53.1 km

Desnivel +: 955 m

Desnivel -: 933 m

Tiempo: 3:45:00 h




Wikiloc:



Enlace Wikiloc: https://es.wikiloc.com/rutas-mountain-bike/ruta-castilla-100369900#lb-embed




204 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo